Seleccione su Idioma

Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Audio En Vivo
MINICHAT

LOS RICOS MÁS RICOS, LOS POBRES MÁS POBRES

 altAmérica Latina es la región más desigual en clases sociales, pero el día de hoy un informe de la ONG Oxfam una de las más importantes del mundo, detalla el aumento de "milmillonarios" que es un fenómeno mundial, al punto de duplicarse desde el inicio de la crisis económica en 2008, pasando de 793 a 1.645 en el presente 2014.....

El número de "milmillonarios" o con una fortuna de más de mil millones de dólares creció en un 38% durante el último año en América Latina y el Caribe, lo que la pone a la cabeza de las regiones del mundo en este tema y en el de la desigualdad.

La crisis financiera y económica global no impide que sigan creciendo las grandes fortunas latinoamericanas y caribeñas. Al contrario, en la región tenemos ahora 62 propietarios de más de 1.000 millones de dólares, entre los 1.226 súper ricos poseedores individuales de más de 1.000 millones de dólares.

La fortuna global detectada en todo el mundo asciende al récord de 4,6 billones, entendidos como millones de millones de billetes verdes.

Los más ricos de la región, de acuerdo a la magnitud de sus fortunas, están concentrados en Brasil y México, Colombia, Argentina y Venezuela, pero este año se incorporaron Perú y Bélice, que no figuraban en este ranking de dueños de un mínimo de 1.000 millones de dólares.

En otras palabras, sólo 62 personas acumulan la cifra de 320,5 mil millones de dólares "los más ricos acaparan casi el 50 por ciento de los ingresos totales de la región, mientras los más pobres reciben solo el 5 por ciento" según la fuente

Como podemos apreciar la tendencia de creciente desigualdad podría hacer retroceder décadas la lucha contra la pobreza, hay un déficit considerable de empleo y una abundante informalidad laboral, que se concentra en los jóvenes y las mujeres,

Pese a los progresos logrados por América Latina y el Caribe en los últimos 10 años, 124 millones de personas viven en la pobreza en las ciudades, más de la mitad en Brasil (37 millones) y México (25 millones). Más de un cuarto de la población urbana, 111 millones de personas, reside en tugurios o villas miserias, una cifra mayor que hace 20 años, según la ONU .

El número de ciudades en la región aumentó seis veces en 50 años. El informe destaca con preocupación que las ciudades latinoamericanas siguen expandiéndose físicamente pese a la desaceleración demográfica, de una manera que "no es sostenible".

Las grandes fortunas de América Latina y el Caribe tienen depositados en paraísos fiscales cerca de 2 billones de dólares, una cifra similar al PIB de Brasil. Nos preguntamos cuántos de estas fortunas provienen del narcotráfico y/o de lavado de dinero, difícil saberlo; pero que debe llevar a los gobiernos de turno implementar acciones para detectarlas.

Oxfam indica que los niveles de evasión de las empresas en países como México o Ecuador son de 46 y 65 por ciento respectivamente, y ninguno de los dos impone "suficientes sanciones". Este caso se da también para nuestro país.

Vemos pues que hoy en día, el crecimiento económico sólo está beneficiando a los más ricos, y seguirá siendo así mientras los gobiernos de turno no tomen medidas para controlar estas evasiones las "leyes hechas a la medida de los intereses de unos pocos", son las principales razones del rápido incremento de la desigualdad económica.

Los cálculos de la organización internacional subrayan que con el 1,5 por ciento de la riqueza de los "milmillonarios" se podrían dar educación a todos los niños de los países más pobres y asistencia sanitaria a las 49 naciones menos favorecidas.

Los gobiernos de turno deben adoptar medidas para frenar la evasión fiscal por parte de grandes empresas y las personas más adineradas, que deben contribuir de forma justa a las arcas de los Estados para que los países puedan combatir la desigualdad y construir sociedades más justas.

La brecha entre pobres y ricos está aumentando en muchos países de América Latina, la región más desigual y urbanizada del planeta, donde un 80% de la población vive en ciudades, más de un cuarto de ella en tugurios o villas miseria.

Una consecuencia de la desigualdad de ingresos es la polarización social y residencial. Las ciudades de la región están caracterizadas por claras diferencias entre las áreas residenciales de ricos y pobres. Esto se muestra claramente en la distribución de viviendas con los ricos viviendo en sus elegantes casas en barrios con buenos servicios y los pobres teniendo que construir las propias con pocos servicios a través de procesos de autoconstrucción.

Si bien se han producido avances en la cobertura de servicios públicos básicos, sólo 50% de los hogares urbanos latinoamericanos están conectados a redes de alcantarillado y tres de cada cuatro viviendas tienen acceso a servicio de agua potable.

El estudio, que analizó la pobreza y desigualdad en la región, encontró que entre 1990 y el 2008 la desigualdad sólo se redujo en 0.03, de 0.55 a 0.52 de acuerdo con el coeficiente de Gini, que mide la distribución de los ingresos donde 0 es la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y 1 es la perfecta desigualdad (uno tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

Los altos niveles de inequidad, que se demuestran en que el 20% más rico acapara el 56.9% del ingreso total, mientras que el 20% más pobres sólo recibe 3.5%, “impiden un buen nivel de vida y una adecuada satisfacción de las necesidades básicas en educación, salud, trabajo y vivienda”.

En toda la región, que tiene una población de 588,6 millones de personas, la tasa de población viviendo en ciudades llegará a 89% en 2050, estima la ONU. Pero anticipa que Brasil y el resto del Cono Sur, la zona más urbanizada, llegarán al 90% dentro de tan sólo ocho años.

El crecimiento demográfico y la migración del campo a la ciudad han perdido fuerza, ya que la evolución demográfica de las ciudades tiende a limitarse a un crecimiento natural.

Entonces de que crecimiento económico hablamos que sólo beneficia a los que más tienen, donde el rico se hace más rico y el pobre tiene mucho que esperar para cumplir con sus necesidades básicas.(fte. Diario Vecinal Trujillo).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar