Amnistía Internacional, entidad dedicada a la defensa de los derechos humanos, hizo un llamado a no repetir en el Perú experiencias como elautogolpe de Estado del 5 de abril de 1992, cuando el entonces presidente,Alberto Fujimori, disolvió el Parlamento.